BIENVENIDOS

Esta es una página creada por la comunidad de los Once Barrios del Pueblo de Culhuacán, aquí podrás encontrar información histórica, fotografías y videos acerca de las tradiciones de nuestro pueblo.

Siendo un proyecto cultural comunitario, agradecemos a las personas que han donado trabajos para la realización de este espacio.

De igual forma invitamos a los habitantes de Culhuacán a participar en este proyecto con el fin de difundir la cultura de nuestra comunidad, que es una de las regiones más antiguas del Valle de México.

Grupo Cultural Culhuacán
Atentamente

Contacto: grupo_culhuacan@live.com.mx


GALERIA FOTOGRÁFICA SANTÍSIMA TRINIDAD 2011


jueves, 4 de agosto de 2011

Los Reyes Culhuacán


Beatriz Ramírez González
Cronista de Iztapalapa


El pueblo de Los Reyes Culhuacán, en la Delegación Iztapalapa, festejó estos días su fiesta patronal; el programa de actividades nos informa que desde el día dos de enero llegó la imagen del Señor del Calvario, patrono de Culhuacán, al templo del pueblo. El jueves seis, día titular de la fiesta, sólo se hizo un recorrido por la tarde con los Santos Reyes, en el pueblo y en Ampliación Los Reyes. La fiesta se recorrió para el domingo nueve. Cuando eran campesinos, la fiesta era el mismo día, ahora que trabajan fuera deben recorrerlo a un día no laborable.

A las 11:45 del domingo ocho se citó a la gente en la Capilla de Jesús Resucitado para ir en procesión, con las mayordomías del pueblo, a la Parroquia de Los Reyes. La misa solemne fue a las 12:50. Para entonces ya estaba colocada una portada floral de más de diez metros de alto en la fachada de la parroquia. A las nueve de la noche se quemó el castillo.

El mismo programa indica el recorrido de la imagen del Señor del Calvario (Santo Entierro) por calles del pueblo y colonias cercanas, durante jueves, viernes y sábado siguientes, hasta ir a entregarla por la noche del sábado a su parroquia, en el Pueblo de Culhuacán. Para estos recorridos se solicitó a la gente que adornara sus casas de blanco y azul claro.
La tradición de la portada floral para esta fiesta de Los Reyes Culhuacán, nació en casa de la Familia Terreros hace más de cien años, en la calle Morelos, antes conocida como la calle de los huaxincas. Considerando que es una tradición importante debemos difundir su origen y la forma en que se organiza.
Al principio, el adorno se hacía en el altar de una pequeña capilla de piedra del que todavía era considerado un barrio de Culhuacán. Cuando aumentó la población hubo la necesidad de construir un templo más grande, el actual, en cuyo frente se coloca la portada. Este templo fue consagrado como parroquia en 1970 aproximadamente, por lo que ahora la comunidad es considerada pueblo. Existe otra mayordomía que se encarga del adorno interior.

En esos primeros años que la Familia Terreros inició la tradición de adornar para la fiesta patronal de Los Reyes, los maestros floreros venían de Xochimilco, de allá traían las flores en canoas; llegaban desde ocho días antes para convivir con la familia, les invitaban de comer platillos preparados con los productos del campo, los que tenían a la mano: tlapiques de pescado, rana, carpas..y de tomar, pulque, vino, alcohol de caña y agua de chía. Cuando el maestro principal de Xochimilco falleció, sus sucesores ya no pudieron venir a Los Reyes, por lo que pidieron el apoyo a los floreros de Iztapalapa, también de gran trayectoria. Desde hace veintidós años aproximadamente colaborar sin cobrar nada, sólo llevan su material.
La flor la compraban hasta hace treinta años sólo en Jamaica, ahora tienen la opción de comprarla también en la Central de Abasto.



Ocho días antes los mayordomos deben ir a recoger la imagen de San Salvador a casa de su mayordomo en turno, es una imagen que pertenece al pueblo de Los Reyes. La traen en procesión con palio y estandarte, la dejan en una habitación de la casa con una pequeña portada y un altar con flores y cirios. Los anfitriones invitan café y galletas. Los maestros floreros llegan un día antes de la fiesta, los esperan ya con café y pan para desayunar. El armazón de metal empieza entonces a llenarse de hojas de pino y flores de diferentes colores que forman figuras; antes era de madera, pero no duraba más de cuatro o cinco años, si se mojaba se echaba a perder; desde hace diez años aproximadamente lo hacen de metal, pues es más resistente.



A la hora de la comida les invitan de comer lo que les es posible preparar o comprar: tamales, pollo con mole, arroz, carnitas, nopales…de tomar, refresco y tequila. En la noche los cuetes anuncian que en esa casa se hizo la portada.
Al día siguiente los maestros vuelven muy temprano, a las siete de la mañana, para llevar a colocar la portada. Antes de salir se invita a toda la gente que asiste, alrededor de trescientas personas, café y tamales que desde la tarde del día anterior se han preparado en dos grandes tambos, son más de 500 tamales. Llega también una banda contratada para la misa de función, pero que acompaña a la portada en la procesión, van los vecinos por diferentes calles, entre ellos la mayoría de los mayordomos de Culhuacán. Este año la procesión no se pudo hacer por la Avenida Tláhuac debido a las obras de construcción de la línea 12 del metro.



Luego de la colocación de la portada la procesión sigue, ahora acompañada por una comparsa de charros o chinelos con una banda de música, pagada por la mayordomía de la portada. Vuelven a la casa de los mayordomos, quienes invitan nuevamente de comer; este año pollo en chile guajillo, sopa fría, agua de jamaica y refrescos.

A los quince días bajan la portada y llevan el armazón por la noche a casa de quien será mayordomo el próximo año, él les invita café y galletas. Este año 2011 el mayordomo fue Antonio Terreros Malo.

Para llevar todo en orden tienen un libro de cuentas, ahí se anota cuánto aporta cada quien. En reuniones acuerdan de cuánto será la cuota anual, y la van entregando como pueden, hasta una semana antes de elaborar la portada. Hay una lista de diecisiete personas, familiares y amigos, que se van rotando la responsabilidad de la mayordomía, si alguien nuevo quiere participar le ceden un lugar.

Todos tienen el compromiso de cubrir el gasto de la portada, pero al mayordomo en turno le corresponde pagar la comida que se ofrece a todos los asistentes. Tienen un estandarte que llevan cuando van por la imagen de San Salvador y cuando llevan la portada al templo.
A los veinte días de la fiesta, el mayordomo de la portada devuelve la imagen de San Salvador y su mayordomo les invita café y galletas.


El “mayor”, más que por su edad, porque representa y encabeza esta tradición, es el señor Salomón Morales Hernández; a él, a su primo Dionisio Terreros (a la izquierda) y al mayordomo Antonio Terreros (al centro), agradezco la entrevista concedida para poder realizar esta breve crónica de una tradición que no debe perderse.

Enero 2010